febrero 20, 2011

Nordic Ware, o esos oscuros objetos de deseo

Son tan bonitos, tan "barrocos, tan pesados, tan caros!  Jajajaja  ¿Tendría que replantearme mi vicio cocineril?  Luego de usar mis dos oscuros tesoros caigo en cuenta que son algo difíciles de limpiar, en profundidad, sin dejar rastro de víctimas anteriores... 


Al fin y al cabo tanta mantequilla y tanta harina que permitan abandonar sin bajas la trinchera original, tienen que cobrar el precio de sus ventajas.  Ni sé como busco algo apropiado, un viejo cepillo de dientes resulta ser casi perfecto sino fuera porque es demasiado pequeño así que remeneo entre los petates de limpieza y encuentro un bonito cepillo comprado en Ikea (comprado y casi olvidado) que acaba siendo la solución perfecta.  Respiro tranquila, puedo continuar con mis incursiones azucaradas sin mas desvelos.




2 comentarios:

  1. Que cosas tan ricas nos muestras, pero tendré que ir con cuidado, pues quiero adelgazar ;-)

    ResponderEliminar
  2. Jaja es cierto Carlos, un trozo de bundtcake tiene tantas calorías que hay que doblar el tiempo de gimnasio luego. Gracias por tu visita y por todo lo que compartes en la red.

    ResponderEliminar